10 pasos para convertirte en un inversionista inmobiliario

 

Las bajas tasas de interés, la inestabilidad de la economía global y la percepción de los analistas de que las bolsas -como es el caso de la mexicana- tardarán aún más en despegar han hecho de los bienes raíces un activo interesante para los inversionistas nacionales e internacionales que buscan maximizar su capital y una oportunidad para diversificar sus inversiones.

En países como México, donde la población económicamente activa tocará su punto más álgido de crecimiento hasta el 2035, de acuerdo con fuentes de la Conapo, la expectativa es que la demanda residencial y comercial seguirá en ascenso, y disfrutando de un crecimiento sostenido.

Ante este alentador panorama, la inversión inmobiliaria se presenta como una favorable alternativa a todos aquellos que buscan proteger su capital y verlo crecer. Así que, si buscas diversificar tus inversiones e invertir en el mercado inmobiliario, hoy en Torre Vía te compartimos los 10 puntos básicos que el portal Metros Cúbicos destacó como los aspectos esenciales para comenzar a invertir.

 

1. Aprende la diferencia entre patrimonio e inversión inmobiliaria

Muchas personas consideran que comprar una casa para su familia y hacer una inversión inmobiliaria son sinónimos. Esto es falso. Las inversiones deben generar rendimientos efectivos, ya sea por medio de flujos (rentas) o ganancias de capital (cuando vendes por un valor mayor), situación que no sucede si vives o utilizas el bien raíz.

 

2. Comprende que es un negocio de flujos, no de ladrillos

En la inversión en bienes raíces el dinero no debe estar estático: no se trata de invertir en un inmueble y conservarlo hasta heredarlo, se deben buscar propiedades que generen flujos y, una vez que alcancen un determinado nivel de plusvalía, lo recomendable es venderlas para invertir en un nuevo proyecto.

 

3. Analiza tu perfil de inversión y tus metas

En bienes raíces, los horizontes suelen ser mayores a cinco años y no están libres de riesgos: siempre puede cambiar el uso de suelo, las vialidades, la seguridad e incluso, entre inmuebles, no es lo mismo un remate hipotecario, invertir con un desarrollador o en un inmueble construido.

Una correcta estrategia de inversión inicia por el planteamiento de nuestras metas, el plazo en el que requeriremos el dinero, el nivel de riesgo que estamos dispuestos a tolerar y cuál de las alternativas que cumplen con estas características nos generarán mayores rendimientos.

 

4. Considera la liquidez de estas inversiones y las emergencias

Los bienes raíces suelen perder si los vendemos con apuro, por eso es importante considerar si realmente tendremos los recursos para invertir en ellos durante el lapso determinado que lo requieren y tener parte de nuestro portafolios en activos que podamos convertir a efectivo más fácilmente y manteniendo su valor para cualquier emergencia (cetes, bonos, fondos de inversión de deuda de corto y mediano plazo, etcétera).

 

5. Conoce el mercado y compara arduamente antes de invertir

Hay que comparar cientos de propiedades para encontrar la inversión adecuada. Las inversiones inmobiliarias más redituables no se encuentran en las zonas consolidadas, sino en las que están en crecimiento o tienen un escenario interesante.

 

6. Considera el costo del financiamiento y las formas inteligentes de apalancarte

Debido al capital que requieren muchas de las inversiones inmobiliarias, generalmente será necesario -o incluso parte de la estrategia-, recurrir al financiamiento. Al momento de analizar cualquier proyecto es importante incluir este costo y su impacto en las utilidades que pueda generar el proyecto.

 

7. Elige con información de primera mano

Relacionarse con expertos en el sector como desarrolladores, brókers, analistas, valuadores, notarios, personas en entidades de crédito o incluso afiliarse a asociaciones inmobiliarias puede darnos información de primera mano y tener los menos intermediarios posibles para invertir a un mejor precio.

 

8. Busca asesoría jurídica y fiscal

Uno de los principales errores al invertir es no corroborar la situación jurídica del inmueble y no tomar en cuenta los impuestos a pagar tanto en la compra como en la venta. Por esto, todo inversionista en bienes raíces debe tener un notario y un fiscalista de cabecera para evitar problemas futuros con su inversión o gastos excesivos.

 

9. Utiliza sabiamente las utilidades

Algunos inversionistas consiguen buenas ganancias de un inmueble pero las gastan en lugar de reinvertirlas o generar un fondo para reparaciones, mantenimientos, gastos legales, etcétera. Es importante guardar una parte y mantenerla trabajando para que las inversiones sigan creciendo. Por ello, es vital que tengas muy claro cuál es tu perfil como inversionista, que analices qué tipo de riesgo es el indicado y cuánto tiempo deberás esperar a obtener una utilidad.

 

10. Prepárate para ser un inversionista inmobiliario

Si bien existe un mercado dinámico en cuestión de bienes raíces, lo cierto es que también existen una gran variedad de opciones para que tu instrucción en este nuevo terreno sea un hecho en el mediano plazo. Las distintas universidades ofrecen opciones desde cursos básicos hasta especializaciones que son una excelente opción para que tengas los conocimientos idóneos que te harán conformar un nuevo criterio. Incluso, algunas de las cámaras del sector también ofrecen cursos o diplomados al respecto. No dejes de lado la instrucción para que realmente seas un profesional.

 

¡Comienza hacer crecer tu dinero hoy mismo e invierte en el corredor de oficinas más importante de Monterrey con Torre Vía!

 

Comments
Share
Andrea Salinas

Torre VÍA